Proyectos

Educ.ar

Artículos por Temas

Fundación Varsavsky
Avenida Bruselas 7, Planta 3
28100 Alcobendas
Madrid, Spain


El blog político de un emprendedor social


Irán y la Tercera Guerra Mundial

Los conflictos mundiales suelen comenzar en pequeños lugares por cuestiones relativamente pequeñas que, de alguna manera, cobran una enorme dimensión a medida que otros países toman posición por alguna de las partes involucradas en el conflicto. Desafortunadamente, esto está ocurriendo hoy en Irán. Irán podría ser simplemente otro país con capacidad bélica nuclear, como India, Paquistán o Israel, pero debido a su política exterior agresiva –que choca directamente con los planes de USA para Medio Oriente–, la violación iraní al Tratado de No Proliferación Nuclear está peligrosamente dividiendo al mundo en dos. Y estos dos bloques resultantes podrían ser los que se enfrenten en un nuevo conflicto mundial.

Todos los Estados autoritarios están de un mismo lado, mientras que los democráticos están del otro. Estos últimos, entre los que destacan USA, la Unión Europea, Japón, India y otros, se oponen férreamente a que Irán se convierta en una potencia nuclear. Por su parte, los países autoritarios, entre los que se incluyen la mayoría de los Estados islámicos, Rusia, China y los Estados autoritarios de América Latina, favorecen la postura iraní. No caben dudas de que esta división es muy peligrosa para el mundo.

¿Cómo hemos llegado a este punto? La invasión norteamericana a Irak combinada con el respeto que se gano Corea del Norte por haber desarrollado armas nucleares, constituye un claro mensaje para Irán: si la administración Bush te incluye dentro de Eje del Mal, mejor que seas malo, diabólico… e inteligente. Como resultado, los iraníes quieren armas nucleares y las quieren ahora.

La administración Bush parece tener una gran dificultad en tratar con provocadores como Saddam Hussein, Osama Bin Laden y ahora Mahmud Ahmadinejad. Esta gente quiere atención, quiere provocar, quiere conflicto y Estados Unidos entra en el juego una y otra vez y no de una manera hábil.

Publicado el 8 mayo, 2006