Proyectos

Educ.ar

Artículos por Temas

Fundación Varsavsky
Avenida Bruselas 7, Planta 3
28100 Alcobendas
Madrid, Spain


El blog político de un emprendedor social


España ObsolETA

Lo paradójico de la lucha de ETA es que está basada en una realidad de una España sesentosa que por suerte ha desaparecido. España ya no es un pais fachista y autárquico. España es, en cambio, un país democrático y pertenenciente a Europa y al mundo. En este proceso de transformación el poder ha emigrado desde Madrid a Bruselas en los temas nacionales y de Madrid a las comunidades y ciudades en los temas locales.

En España ETA añora a un rival que simplemente no existe más. La lucha de ETA contra España ahora es tan absurda como si los norteamericanos siguieran luchando contra el “peligro rojo”.

España es ahora un país sin moneda cuyo gobierno nacional poco o nada decide en temas de educación, salud o cultura. La mayor parte del presupuesto nacional está ya decidido en partidas que no hay nada que el PSOE o el PP, cuando les toca gobernar, puedan tocar. Las desiciones que afectan la vida cotidiana de los españoles se toman a nivel local. Un buen ejemplo es el controvertido impuesto a la propiedad sin alquilar que están por poner ahora en Euskadi, una desición que pocos países dejarían que se tomara en una región y no en otra.

En este entorno radicalmente diferente al del franquismo la lucha de ETA contra “España” es simplemente obsol ETA. Cuando el gobierno de España y ETA se ponen a negociar nadie parece remarcar la paradoja de que en realidad ninguno de los dos actores tiene mucho poder. Y es así como, en medio de este entorno asburdo, el conflicto se topa con una nueva realidad, la de la nueva España democrática, globalizada, multicultural y cosmopolita y cuando ETA pone una poderosísima bomba en Barajas y termina asesinando a dos inmigrantes ecuatorianos, se produje el choque de la España obsol ETA con la nueva España multicultural. Y ahí entran con fuerza los nuevos participantes de la realidad española, los inmigrantes que hasta entonces pasaban de ETA, convocan una enorme movilización y expresan junto al resto de los nuevos españoles su repudio a esta lucha del pasado.

A ellos se une el bloguero más leido del mundo hispano Eduardo Arcos que es ecuatoriano y que, aunque no vive en España, termina siendo parte de la convocatoria y escribe sus razones para manifestarse contra ETA. Porque el conflicto esta vez tocó a Eduardo, sus compatriotas y a todos los inmigrantes. ETA asesinando en Madrid y causando un enorme daño al aeropuerto, que conecta España con Latinoamérica, no tuvo en cuenta a los inmigrantes que son hoy el 12% de la población de Madrid y tienen más del 20% de los hijos. Los inmigrantes que son y serán indudablemente una parte importantísima del futuro de la nueva España.

Curiosamente, asesinando inmigrantes ETA se encontró con el fenómeno que eventualmente terminará con ETA y es que el problema entre ETA y los castellanos será ahora un conflicto más a resolver en la España multicultural. En Euskadi la tasa de natalidad de la población nativa es tan baja que a los vascos no les va quedar otra que aceptar masivamente inmigrantes, como está ocurriendo en toda España y ocurrió ya en muchas partes de Europa.

Al transformarse Bilbao en una ciudad cosmopolita como lo son ahora Barcelona, Madrid, Londres, Roma, al verse los posibles etarras rodeados de inmigrantes rumanos, marroquíes, ecuatorianos, sudamericanos y subsaharianos, el conflicto cultural entre castellanos y vascos será uno de los tantos por resolver y perderá su importancia relativa.

Al final, etarras y todos los demás viejos y nuevos españoles tendremos que encontrar una manera para llevarnos bien y aceptar la España multicultural sin recurrir a la violencia. ETA no le puede dar el ejemplo a otras minorías de que si no te gusta como te tratan la solución es poner una bomba, justamente porque antes ETA era la única minoría que usaba la violencia, pero ahora con la entrada de otros grupos culturales que pueden recurrir a la violencia el ejemplo ETA puede ser nefasto.

Publicado el 14 enero, 2007