Proyectos

Educ.ar

Artículos por Temas

Fundación Varsavsky
Avenida Bruselas 7, Planta 3
28100 Alcobendas
Madrid, Spain


El blog político de un emprendedor social


De Videla a Bendini

Hace exactamente 30 años, la Argentina vivió el comienzo de la etapa más oscura de toda su historia. Las Fuerzas Armadas en su conjunto lo llamaron “Proceso de Reorganización Nacional”. Siguiendo teorías reinantes en esa época, por las cuales los principios democráticos eran olvidados cuando se trataba de frenar la expansión del comunismo, y con el apoyo de los Estados Unidos, se instauró una Junta Militar con el objetivo de terminar con la guerrilla de izquierda. De esta manera, se volvió a quebrar en la Argentina un proceso democrático que había comenzado en 1973 con la vuelta de Juan Domingo Perón y se instauró lo que se dio a conocer como Terrorismo de Estado.

Los resultados y las consecuencias que dejó la dictadura son muy conocidos: 30.000 muertos y desaparecidos; niños robados de sus madres en cautiverio para ser dados en adopción; asesinatos horribles (en España es conocido el juicio a Adolfo Scilingo, quien participó de uno de los escuadrones de la muerte, por el cual se arrojaban cuerpos todavía con vida al Río de La Plata); y una triste guerra en contra del Reino Unido por las Islas Malvinas en la que fueron enviados a la muerte miles de chicos argentinos de 18 años.

Personalmente, ya he escrito en reiteradas ocasiones sobre lo que ocurrió con mi familia durante este periodo en Argentina. Mis lectores ya saben que mi familia (yo incluido) tuvimos que exiliarnos en USA como refugiados políticos, y también que sufrí la pérdida de mi primo David Horacio Varsavsky, secuestrado y asesinado por los militares. Este es David cuando tenía 12 años.

David Varsavsky 12 años.JPG

Hoy, en este triste aniversario y sufriendo el mundo aún de serios casos de terrorismo de estado organizado por países tan importantes como Estados Unidos y China, quiero recordar a mi querido primo hermano y a todos los desaparecidos; a los familiares de los desaparecidos; a los soldados muertos en la guerra de Malvinas y sus familias; y a todos aquellos que se manifestaron contra la dictadura militar cuando pudieron y como pudieron, incluyendo la enorme comunidad de argentinos que tuvieron que emigrar y reconstruyeron su vida en otros países para ya nunca volver. También quiero recordar a los militares asesinados y a sus familiares, ya que siempre pensé que -aunque por un lado el comportamiento de los militares argentinos fue totalmente antidemocrático e injustificado- tampoco era de ninguna manera justificable el uso de la violencia y el asesinato de militares y policías por parte del terrorismo de izquierda durante el gobierno democrático que precedió al golpe militar.

Termino este escrito publicando dos puntos contrastantes. Por un lado una carta del periodista Rodolfo Walsh. Esta carta, en aquel momento, no fue publicada por ningún medio de comunicación y al día siguiente de haber sido enviada, el 25 de marzo de marzo de 1977, Rodolfo Walsh fue secuestrado por un grupo de tareas en el barrio de San Cristóbal.

Download file

Por otro lado quiero publicar las fotos de mi visita a Campo de Mayo, cuarteles que a fines de la década sirvieron como centro de operaciones de secuestro y tortura y que ahora son el centro de operaciones de distribución de computadoras para el programa Educ.ar, que el Ejército Argentino distribuye por el país. En esta visita -en la que estaba el Presidente Kirchner y el Ministro de Educación Filmus-, pude tener largas conversaciones con el comandante Bendini y mucha otra gente del Ejército. Allí entendí que, al igual que muchos terroristas de izquierda se avergüenzan por sus tácticas y el uso excesivo de la violencia, lo mismo hace la gente de las FF.AA.

k-mv.JPG

Hoy en día la Argentina tiene aún muchos problemas, pero me alegra mucho decir que ni el terrorismo de izquierda ni el terrorismo de estado representan ya una amenaza para la Argentina.

Publicado el 24 marzo, 2006