Proyectos

Educ.ar

Artículos por Temas

Fundación Varsavsky
Avenida Bruselas 7, Planta 3
28100 Alcobendas
Madrid, Spain


El blog político de un emprendedor social


Irán, Irak, Venezuela y la Maldición del Petróleo

Estaba leyendo un artículo de mi amigo Moisés Naim en Foreign Policy (lamentablemente la versión completa es de pago), en el que cuenta la historia de Hugo Chávez y como usa su enorme riqueza petrolera para proyectar sus ideas afuera de su país.

Venezuela es efectivamente uno de esos países del que nadie escuchaba hablar hasta que subió Chávez y empezó a proyectarse como el nuevo Bolívar en el continente. Lo mismo ocurrió con Irak e Irán por otras razones. Irak por la injusta y absurda invasión norteamericana e Irán porque, a igual a Venezuela, está dirigida por un amante de los medios que disfruta de verse aparecer en la prensa global al vaticinar la destrucción de los grandes satanes, que frecuentemente son los mismos que los de Chávez: USA, Reino Unido e Israel.

¿Pero son realmente tan importantes las exportaciones petroleras de países como Venezuela, Irán e Irak?

Luego de mirar en la Wikipedia vi que estas riquezas petroleras son mucho menos importantes de lo que nos imaginamos. La Wikipedia tiene estainformación que muestra que Venezuela es solo el séptimo exportador de petróleo del mundo y que exporta 2 millones de barriles por día, Irán 2,7 millones e Irak 1,3 millones.

Haciendo un cálculo rápido , en el caso de Venezuela –en el que estimo que a Venezuela le cuesta 10 dólares producir un barril y lo exporta a 60, o sea gana 50 por barril exportado–, veo que Venezuela gana 100 millones de dólares por día o $36.500 millones de dólares por año exportando petróleo, lo que en principio suena a una fortuna. ¿Pero es esto realmente una fortuna para un país de 27 millones de personas? Todo es relativo. Dividido por la cantidad de gente representa $1300 dólares por persona por año.

Con este dinero Chávez puede mejorar algo la situación del ciudadano medio, pero muy poco. El venezolano medio no puede vivir de la renta petrolera. O si consideráramos a Venezuela una empresa y la pusiéramos en esta lista, veríamos que en USA, Asia y Europa hay decenas de empresas con más ventas que todas las exportaciones petroleras de Venezuela. Y lo mismo es válido para países como Irán o Irak, por ejemplo, donde USA gastó algo así como 500 mil millones de dólares para defender 30 mil millones anuales de exportaciones petroleras.

Irán, Irak y Venezuela juntos exportan menos petróleo que Arabia Saudita y generan menos ingresos todos ellos sumados que muchas empresas multinacionales. Además, tienen decenas de millones de habitantes muy pobres en su conjunto. La Argentina, por ejemplo, que tiene energía para sus necesidades pero que no exporta, tiene según al wikipedia un producto bruto que es más del triple que el de Venezuela y eso que la Argentina ahora está muy empobrecida.

Cuanto más estudio el tema del petróleo más veo una burbuja mediática que una realidad. Estados Unidos está dirigido ahora por un presidente que viene de Texas y para quien el petróleo tiene una importancia casi religiosa, y que tiene una retórica a veces tan absurda como la de Chávez o Ahmadinejad (por ejemplo la del eje del mal). La invasión de Irak se vendió al público norteamericano, en parte, porque Saddam Hussein era un peligro, pero el mensaje subliminal era la implícita promesa que el Joe promedio con su motor de 5 litros iba a tener gasolina barata. El resultado fue la guerra civil actual y un precio de petróleo que por motivos varios, pero entre ellos la inestabilidad, se duplicó de precio.

Pero aún con el altísimo precio actual Irak es un país que solo podría darle un modesto bienestar a sus ciudadanos basado en el petróleo. Para realmente vivir del petróleo hay que ser un país como Qatar, que tiene solo 800 mil habitantes y exporta la mitad que Venezuela, que tiene 27 millones. En Qatar si que las exportaciones divididas por el número de habitantes da para que todos los habitantes vivan de rentas. Para los demás países lo que hace el petróleo es no tanto cambiarle la vida al ciudadano medio, sino darle un poder despótico a los gobiernos que controlan ellos mismos la gran mayoría de las exportaciones de un país.

Personalmente, me alegra mucho que Argentina no tenga más petróleo porque si así fuera creo que Kirchner se transformaría en un Chávez. Kirchner, pese a su instinto despótico, no le queda otra alternativa que ser más democrático que Chávez, ya que las exportaciones argentinas –que son más altas que las de Venezuela, inclusive sin petróleo–, están por suerte muy diversificadas.

El petróleo cría dictadores o semi dictadores (populistas votados por gente que al recibir algo de los ingresos generados porque se duplicó el petróleo, creen que tienen razón suficiente para votar a un semi dictador). Los nuevos dictadores son gente como Ahmadinejad, Chávez y Putin, que pudiendo sobornar a un electorado poco educado logran tener poderes muy por encima de los de cualquier democracia y ser al mismo tiempo populares.

El único país que realmente parece haber tenido el nivel cultural para recibir ingresos petroleros y no caer en tendencias autoritarias es Noruega, de quien pocos saben que es el tercer país exportador de petróleo del planeta. Los demás, cuanto más petróleo tienen los gobernantes para tomar decisiones, menos comparten el poder y el resultado es que el argentino medio es aún 300% más rico que el venezolano medio.

Si Chávez y muchos otros invirtieran el dinero del petróleo en educación en vez de armas y otros gastos absurdos, ahí si que el dividendo generado por el petróleo podría dar una verdadera riqueza al país, ya que la verdadera riqueza, como demuestra la lista de los países más ricos del mundo, no viene de los recursos naturales sino los intelectuales. El mejor ejemplo de esto es Japón, el segundo país más rico del mundo, que no tiene ningún recurso natural más que la educación de su gente.

Publicado el 27 diciembre, 2006