Proyectos

Educ.ar

Artículos por Temas

Fundación Varsavsky
Avenida Bruselas 7, Planta 3
28100 Alcobendas
Madrid, Spain


El blog político de un emprendedor social


Que inventen otros es triste

España es un país súper exitoso, pero al mismo tiempo no crea o inventa casi nada. España vive de la innovación extranjera y, por lo tanto, pienso que crear, inventar o investigar son en general actividades que en su conjunto pierden dinero: lo que se gana con patentes y protección intelectual no compensa lo que se pierde en investigaciones que no llevan a ningún lado.

Si no fuera así, a España no le iría tan bien viviendo de la creatividad de los demás. Pero, en este caso, el argumento puramente económico no me convence. Me encanta la ciencia y la tecnología y una de las cosas que más extraño de los 18 años que pasé en Estados Unidos antes de venir a España, era educarme y trabajar en un país enormemente creativo. Sueño con que España también lo sea.

Inclusive la Argentina de mi infancia lo era, y mi padre, Carlos Manuel Varsavsky, era un doctor de Harvard dedicado a la investigación astrofísica en Buenos Aires (hasta que militares de pura tradición franco-inquisitoria, literalmente, le rompieron la cabeza en La Noche de los Bastones Largos y terminaron con su trabajo científico).

La creatividad artística y científica no es indispensable para un país. Como se ve, España vive principalmente de la creatividad, ciencia y tecnología que otros desarrollan, pero me parece triste no participar en la rebelión de la mente. No crear. Desde un punto de vista FON, es como si España se apuntara al desarrollo y no donara ancho de banda. Espero que esto realmente se termine. Pero, para que España innove, hacen falta fondos dedicados a la creatividad científica, aunque también hace falta terminar totalmente con la tradición de la Inquisición y del Franquismo que aún impera un poco en España. Para crear hay que preguntarse cosas nuevas y hay que atacar creencias existentes. Enseño en el Instituto de Empresa desde hace 13 años a grupos en los que se mezclan estudiantes españoles con extranjeros. A los españoles, normalmente, les falta rebeldía, pensamiento lateral, creatividad. España ya es pionera en lo social y su legislación es de las más progresistas del mundo, pero la educación española es aun muy franquista, aburrida, en la cual hay que memorizar en vez de crear. Si el Gobierno quiere que España cree, tiene que encontrar cómo cambiar todo el sistema educativo, comenzando desde los 5 años. Hay que modificar la manera de estudiar el mundo, desarrollar una visión crítica, estimular a los estudiantes a entrar en internet, a enterarse de diversos puntos de vista, a explorar y a cuestionar.

Cuando veo a mis hijos obligados a memorizar los afluentes del Ebro sufro. ¡Abajo con la memorización, arriba con la creatividad, la investigación, la impertinencia constructiva!

Publicado el 18 febrero, 2011