Proyectos

Educ.ar

Artículos por Temas

Fundación Varsavsky
Avenida Bruselas 7, Planta 3
28100 Alcobendas
Madrid, Spain


El blog político de un emprendedor social


Propuesta: ¿Cómo tratar con los criminales extranjeros en España?

Aunque en general opino que el tema de la criminalidad cometida por extranjeros en España es exagerada en los medios y que España es un país seguro con una tasas de homicidio de las más bajas del mundo, no hay duda que el problema existe. Los extranjeros son un 12% de la gente que vive en España pero constituyen la mayoría de los arrestados. Esta relación se ha hecho tan conocida en España que ha terminado dañando la imagen del inmigrante, algo que no es justo porque la gran mayoría de los inmigrantes (yo incluido) somos trabajadores y muchas veces creadores de empleo (en mi caso creando Jazztel, Ya.com, Fon, etc). Pero ¿cómo hacer para que la ínfima minoría de extranjeros que son criminales (unos 50 mil de 5 millones de extranjeros) no sigan arruinando la imagen del resto y creen un sentimiento racista generalizado?


Lo que sigue es una propuesta para tratar con este problema. La idea es que si un extranjero comete un crimen grave en España, después de ser condenado, el gobierno de España lo deporte a su país de origen, para que el criminal cumpla su condena entre sus compatriotas y cerca de sus familiares. Este régimen se aplicaría a los criminales extranjeros sin arraigo en España, que son la mayoría (por ejemplo no se los deportaria si su esposa e hijos están legalmente en España). Como dice este artículo, España ya es el país europeo con más presos por cada 100 mil habitantes, y las cárceles están llenas. Además, aunque cueste creerlo, el 60% de los condenados desde el año 2000 son extranjeros. La repatriación es la mejor opción. Es más, si el país de origen no quiere pagar el coste de encarcelarlos, estos gastos podrían pagarse desde aquí con un tratado. Es probable que sean menores. De esa manera España se ahorra la diferencia entre el costo de la cárcel en su totalidad, o la diferencia entre aquí y ahí, y el criminal recibe un trato más humanitario al ser reeducado por su gente cerca de su familia. Porque así como los presos de ETA quieren estar en el País Vasco, algo que me parece bastante lógico (sea o no un país independiente es una cultura y sus familiares están cerca), creo que los marroquíes, colombianos, peruanos, argentinos, deberían estar presos en su país con sus compatriotas. Otro tema muy grave que está ocurriendo es que España por un lado no repatria a los condenados, pero por otro cuando les deja en libertad les prohibe legalizar su situación en España y conseguir trabajo. Esto va en contra de un sentido ético de la sociedad. Es decir, si una persona fue juzgada en España, presa en España, pagó su deuda a la sociedad española y luego es soltado en España y no puede trabajar, no es sorprendente que se dedique al crimen. El sistema tal como está es una escuela de criminalidad. Los presos son la mayoría extranjeros que saben que al salir no van a poder trabajar y van a estar en España, así que las cárceles son como la universidad del crimen. Lo que España tiene hoy es el peor de los dos mundos. O se repatrian a los criminales condenados para que cumplan sus condenas en su país (mi propuesta preferida) o cuando se los deja libre al cumplir su condena se les da autorización de trabajo. Encarcelar criminales en un país extranjero y luego dejarlos libres sin dinero para volver a su país y sin trabajo no es un sistema ético ni lógico.

Publicado el 8 octubre, 2010