Proyectos

Educ.ar

Artículos por Temas

Fundación Varsavsky
Avenida Bruselas 7, Planta 3
28100 Alcobendas
Madrid, Spain


El blog político de un emprendedor social


Los humanos son los únicos animales que se pueden llamar a la distancia… y cuyos enemigos más peligrosos son miembros de su propia especie

“Los humanos son los únicos animales que se pueden dañar a la distancia”. Esta es una de las tantas frases del libro “Breve Historia de Casi Todo”, de Bill Bryson, que voy a complementar con otra de mi autoría: “los seres humanos son los únicos animales cuyos enemigos más peligrosos son miembros de su propia especie”. Hasta los animales más peligrosos no necesitan temer a su misma especie. Los leones no temen a los leones; los tiburones no temen a los tiburones. Inclusive habiendo nadado durante el viaje al lado de peligrosas rayas marinas, se que si alguna vez me va a herir algún animal (dejando de lado las bacterias, claro), lo hará un ser humano.

Curiosamente, aprendí durante mi estancia en Tikehau, una pequeña isla del Pacífico Sur, que este lugar es un caso de estudio. Hasta hace unos 100 años el canibalismo era practicado en esta isla. En realidad, el canibalismo era una práctica muy común el Pacífico Sur, y se terminó con la prohibición expresa de los colonos europeos. Parece ser que la Polinesia tuvo muchos reyes, por lo menos uno por isla o grupo de islas. Estos reyes o A´ri, como se los llamaba aquí, cuando querían gobernar también sobre otra isla debían proponer primero al rey de la misma algún tipo de acuerdo de sumisión. Lo que frecuentemente ocurría es que el rey que recibía la proposición no la aceptaba, y tanto él como sus súbditos encarnaban una lucha que, finalmente, perdían. ¡Y perder significaba convertirse en el almuerzo del rey agresor! A pesar de lo loco que me haya resultado este hecho, más aún cuando estaba allí, me parece que la práctica del canibalismo en una isla tan pequeña tiene algo de sentido. Por más asqueroso que pueda sonar, cuando una isla invadía a la otra y se comía a las personas, éstas se alimentaban y, aún más importante, eliminaban a una población enemiga que competía básicamente por los mismos recursos naturales básicos: comida y agua fresca.

El canibalismo entre los animales es raro, pero sí existe. Así que no sólo somos los únicos animales que podemos hacernos daño a la distancia -originariamente con piedras y palos y ahora con aviones y misiles- , sino que también somos delos pocos que nos hemos dado cuenta de que a veces puede ser un buen primer paso eliminar competidores en vez de eliminar a otras especies. Esto es horrible, asqueroso y triste, pero podría explicar por qué nos matamos unos a otros. ¿Ejemplos? Protestantes vs. católicos en Irlanda, judíos vs. musulmanes en Israel/Palestina o Alemanes vs. europeos en la Segunda Guerra Mundial. Son casos en los que un pueblo intentó dominar o exterminar a otro.

El canibalismo y las conductas genocidas sólo parecen necesitar algunos cientos de personas para que se puedan llevar a cabo.

Publicado el 11 noviembre, 2010