Proyectos

Educ.ar

Artículos por Temas

Fundación Varsavsky
Avenida Bruselas 7, Planta 3
28100 Alcobendas
Madrid, Spain


El blog político de un emprendedor social


Koji Omi y el Medio Ambiente

Este sábado en Madrid cené con el ministro de hacienda Koji Omi. No era mi plan quedarme durante el puente, pero la oportunidad me pareció que valía la pena. La cena fue organizada en la residencia del embajador de Japón en España, Motohide Yoshikawa, e incluyó también a Enrique Iglesias. Durante el encuentro el ministro presentó sus ideas sobre el medio ambiente y su obra más conocida, que es el STS Forum al que me invitó a dar una charla en octubre.

Durante la cena tuve la oportunidad de conversar sobre el problema que veía de que los chinos adoptaran el modelo de desarrollo norteamericano, que los llevará en el año 2008 a ser el país con la huella ecológica más grande del mundo, en vez de adoptar el japonés, que es el país que más producto bruto obtiene por gasto energético. Pero lo que noté con el ministro es lo mismo que noto cada vez que voy a Asia: que es más fácil para un europeo hablar con China que para un japonés. Es increíble cómo Asia no ha logrado superar la Segunda Guerra Mundial y el tema sale a diario en las relaciones entre los países asiáticos. Europa en eso es un modelo a seguir, pocos están aún recriminando los horrores que pasaron hace 60 años.

Termino con un par de anécdotas. Una es que el equipo de Fon Japón me pidió encarecidamente que me hiciera una foto con el ministro Koji Omi, porque eso iba a ayudar muchísimo a Fon en Japón. En España, en cambio, hacerme una foto con un ministro no creo que me ayudaría a conseguir más entusiastas del wifi compartido y, en cambio, me traería más que nada críticas de que Fon se vendió a tal o cual partido, que es lo que pasa cuando salgo en la foto con políticos. Por eso tratamos de balancear acciones con todos ellos para mostrar que el wifi compartido y la red pública Fon –que es gratis para los donantes y barata para los no donantes– es buena para todos.

La segunda es que cenando con dos brillantes personas nacidas en el 1931 y 1932 y en plena actividad, yo que nací en el 1960 me sentía un pibe, por no decir un pendex. Hace 22 años que me recibí y tienen que pasar 28 años más de trabajo para tener la edad Enrique y Koji. Curioso eso de pensar que aún no estoy ni en la mitad de mi vida profesional. Y yo que me sentía tan viejo el día de mi cumple. ¡Vivan los 47!

Publicado el 30 abril, 2007