Proyectos

Educ.ar

Artículos por Temas

Fundación Varsavsky
Avenida Bruselas 7, Planta 3
28100 Alcobendas
Madrid, Spain


El blog político de un emprendedor social


En esta década los que salvarán a la economía global serán los pobres

Veo dos grandes tendencias mundiales para la década del 2010: los países en vías de desarrollo haciendo todo lo posible por sacar a su población de la pobreza — y triunfando–, y los países desarrollados haciendo todo lo posible para impedir que sus ciudadanos caigan en la pobreza, lográndolo gracias a que sus mercados crecerán en los países aún pobres. Es por esto que veo que esta década los que van a tirar de la economía mundial serán los pobres saliendo de la pobreza. Algo similar a lo que ya ha estado ocurriendo en China, India, Brasil y México, pero en escala mucho mayor.


Comencemos con los países ricos y desarrollados.

Ahora mismo, las naciones de la OCDE están intentando reiniciar sus economías financiándolas con déficits gigantescos. Yo veo a los déficits como el motor eléctrico que enciende al motor a combustión. Si lo utilizas demasiado, tu batería se termina acabando y tu motor no volverá a encender. Muchos países están intentando volver a encender sus motores desde la crisis del 2008, pero a algunos no les va tan bien como a otros y el resultado de sus políticas keynesianas tendrá un fuerte impacto en lo que sucederá durante esta próxima década. Algunas se estancarán y tendrán 10 años chatos, sin crecimiento. Otras crecerán.

En Europa se vislumbra una línea que muestra a la parte norte del continente mejor preparada para sobrellevar el momento. El sur se está estancando. España es un ejemplo. Veo que a España se le está agotando la batería y que necesita desesperadamente implementar reformas (pero reformas necesarias), pero también veo a un Zapatero populista e incapaz de tomar las medidas necesarias. El resultado es que los mercados están perdiendo su confianza en España. Grecia, Portugal e Italia tienen problemas similares. Los votantes de estos países creen que no son tan entendidos en temas de economía como sus vecinos del norte, y no votan por planes como la reducción del salario público que se dio en Irlanda, o la reforma laboral alemana.

En lo referente a USA, su principal desafío será reducir su déficit. Para esto deberá reducir sus gastos en materia militar y Obama, pese a estar ahora gastando más que nunca (un grave error en mi opinión), tarde o temprano se dará cuenta. El gasto militar es muy poco “multiplicador”. De hecho, uno de los motivos por los que Grecia llegó a la crisis de hace unos meses fue por gastar un 4% de su PIB en defensa debido a un absurdo miedo a Turquía. Grecia, como miembro de la UE, tendría que darse cuenta que es impensable que Turquía la invada, y tiene que bajar su gasto militar a niveles europeos. España, por ejemplo, en 2009 gastó sólo el 1,3%. La clave del bienestar en Europa ha sido invertir en salud y en educación lo que USA gasta sólo en defensa. Gastos gigantescos como los de USA en armamento no son compatibles con un estado de bienestar. Pero durante esta década confío en que Estados Unidos entrará en una nueva era de balances (como sucedió con Clinton) en la que intentarán equilibrar sus cuentas para poner “su casa en orden” y continuar creciendo a los niveles históricos del 3% anual. Eso ayudará mucho al resto del mundo y sus empresas continuarán beneficiándose de la creciente clase media mundial.

Durante esta década China seguirá creciendo, porque todavía tienen unos 700 millones de habitantes para llevar a la clase media (que es la suma de los habitantes de USA más los de la Unión europea). Corea del Sur y Japón hicieron lo mismo en los años 60 y 70: mientras duró este proceso, crecieron en forma constante, pero una vez que terminó, sus economías se estancaron. Creo que a China le quedan unos 15 años de crecimiento acelerado.

Es cierto que China tiene sus propios problemas, también absurdos, como su miedo a Falun Gong. Pero son inteligentes en los temas importantes, como Taiwán, país al que no han invadido y esperan recuperar con el tiempo. Los chinos no pierden la calma. Paradójicamente, los ayuda el hecho de que sus líderes se mantengan en el poder por generaciones, ya que ven y piensan en las consecuencias de sus acciones en términos de generaciones. Sí, es cierto que China podría convertirse en una potencia militar problemática, como USA en la década pasada, en caso de que su economía se estanque y los comunistas quieran preservarse en el poder mediante políticas nacionalistas. Algo como lo que intentaron los militares argentinos a principios de los 80 con su absurda invasión a las Malvinas. La guerra parece volver estúpido al electorado y hacerle apoyar malos líderes. En el caso de China el peligro es que deje de crecer y al tambalear su bicicleta económica los comunistas invadan Taiwán para preservarse en el poder. Le doy a este escenario un 10% de probabilidad en toda la década.

Por su parte, países como Brasil, Argentina y otros exportadores de alimentos han crecido gracias a China, que seguirá siendo una proveedora de crecimiento para el resto del mundo, motivo por el que ganará cada vez más importancia. También creo que China no va a desestabilizar al mundo en la forma que lo hace USA. Ellos no pelean guerras porque sí, ni tampoco reaccionan como USA cuando son provocados. Los chinos son pragmáticos y mantienen la calma. Son capaces de lidiar con casos imposibles como Corea del Norte e Irán de una manera que nosotros, los occidentales, no podemos. Ellos siguen su camino y hacen su juego, no alimentan a sus trolls, como decimos en Internet.

Luego están India, Brasil, México, Rusia y el resto de los Tigres Asiáticos. Como grupo, tanto en tamaño como en políticas, yo los veo como una segunda China. Todos estos países tienen a la mayoría de sus poblaciones viviendo bajo la línea de la pobreza y todos adoptaron la fórmula china de crecimiento rápido, pero desigual. Estos países, como el resto de los latinoamericanos y africanos, tienen altos niveles de tolerancia a la injusticia social, algo que Europa, e inclusive USA, no tienen, y es por este motivo que pueden seguir creciendo sin crear un estado de bienestar. Veo a este grupo de países aportando unos cientos de millones de personas a la clase media mundial, algo equivalente a una segunda China y un gran motor del crecimiento económico.

Finalmente, existe la posibilidad de que ocurra algún evento altamente negativo, como los que voy a enumerar en la siguiente lista, pero creo que la probabilidad que alguno de estos ocurra en los próximos 10 años es del 10%.

– Un ataque nuclear o biológico perpetrado por terrosritas musulmanes contra USA, Rusia o China. Estas 3 potencias sufren ya del terrorismo islámico.

– Un misil nuclear disparado contra Israel respondido con un contrataque masivo por parte de Israel.

– Un conflicto entre sunitas y chiitas con armas nucleares, por ahora las guerras mas sangrientas de Medio Oriente no tuvieron como participante a Israel. Por ejemplo, la guerra Iraq/Irán tuvo un millón de muertos.

– Una guerra entre India y Paquistán (ambas son potencias nucleares)

– Resurgimiento del conflicto entre Corea del Norte y Corea del Sur que derive en una guerra con armas nucleares.

– Una burbuja al estilo USA en el 2008, pero en China, que haga que la economía china se estanque y que como resultado China, como dije antes se transforme en un agresor militar.

– Una pandemia virósica.

– Que el cambio climático cause desastres naturales de proporciones hasta ahora desconocidas.

En resumen, mi pronóstico es que tenemos un 80% de probabilidades de que la década del 2010 sea de crecimiento global, potenciada por cientos de millones de personas que saldrán de la pobreza creando mercados para el resto del mundo, algo parecido a la década del 2000. Hay un 10% de probabilidad que las cosas salgan realmente mal si es que la economía china se derrumba, y otro 10% que las cosas salgan también mal, pero a causa del terrorismo y otros conflictos.

Publicado el 15 octubre, 2010