Proyectos

Educ.ar

Artículos por Temas

Fundación Varsavsky
Avenida Bruselas 7, Planta 3
28100 Alcobendas
Madrid, Spain


El blog político de un emprendedor social


El Holocausto y la Decisión de Ser Humanos

Ayer, día oficial de la Memoria del Holocausto y la Prevención de los Crímenes contra la Humanidad, me encontré con la sorprendente noticia de que el Ayuntamiento de Ciempozuelos, una localidad española, cambió el Día de la Memoria del Holocausto por el día de “conmemoración del genocidio palestino”.

Incluyo la carta que le envió el embajador de Israel, Victor Harel, a la alcadesa de Ciempozuelos.

Personalmente, me pareció un sin sentido comparar la aniquilación sistematica de más de 5 millones de judíos en campos de concentración –una masacre tan tristemente eficaz que en un mundo que duplicó su población, aún hoy hay menos judíos en el mundo que en 1939–, a la ocupación de Israel de los territorios palestinos. La ocupación de Israel de Gaza y Cisjordania fue y es claramente injusta. Ahora Israel ha devuelto Gaza a los Palestinos, pero aún falta hacer justicia en Cisjordania y que Israel termine teniendo las fronteras acordadas en Oslo. Pero decir que la ocupación es equivalente al “genocidio” del pueblo Palestino, es simplemente absurdo y la mayoría de mis amigos palestinos estarían de acuerdo con lo que acabo de decir.

Ellos dirían que la ocupación es humillante e injusta, que Israel ha matado a gente inocente y que se tiene que ir de Cisjordania, pero no afirmarían que el pueblo palestino está siendo exterminado como lo fue el pueblo judío durante el holocausto. Incluyo unas fotos sobre mi visita a los campos palestinos y a Ramallah, donde estuve reunido con ministros de la Autoridad Palestina, como testimonio de las reuniones que tuve en Palestina.

Los problemas de la ocupación israelí son graves, pero en mis charlas con ministros palestinos surgió el reconocimiento por parte de ellos que los palestinos mismos desperdiciaron oportunidades de tener su país y lograr la paz con Israel, la más reciente la iniciativa Clinton que estuvo muy pero muy cerca de lograr la paz.

Hay temas muy difíciles de resolver. Israel tiene en su país a más de un millón de ciudadanos palestinos, pero los palestinos no quieren aceptar como ciudadanos palestinos a los 300 mil fanáticos judíos que quieren quedarse en Palestina, aunque este sea un país independiente, porque consideran esencial vivir en los sitios bíblicos como Hebrón que hoy en día están en Palestina. Pero aunque el conflicto israelí palestino sea complicadísimo de resolver, no solo no es un genocidio, porque no hay un plan sistemático por parte de Israel de asesinar indiscriminadamente ciudadanos palestinos hasta el punto de llegar a una “solución final” –como la terrible desición política tomada por Hitler de exterminar a los judíos–, sino que el conflicto en sí es mucho menos mortal de lo que la gente se imagina.

Mientras que en la guerra entre Irak e Irán murieron más de medio millón de personas o en la guerra civil de El Líbano murió el 7% de la población del país, 200 mil personas, en los últimos 30 años han muerto más israelíes en accidentes de tráfico que en manos palestinas y más palestinos en accidentes de tráfico que en manos israelíes. Los muertos totales del conflicto israelí palestino de los últimos 30 años no superan las 15 mil personas sobre un total de más de 10 millones. Por supuesto que solo una muerte ya es una tragedia, pero insisto, esta triste situación de conflicto está lejos de ser un genocidio.

No lo es cuando un palestino se coloca una bomba y masacra a decenas de civiles israelies ni lo es cuando los israelies atacan con sus helicópteros y matan a familias enteras de palestinos buscando a un lider enemigo. En ninguno de los dos casos ninguna de las dos partes está logrando exterminar al otro grupo como los Nazis lograron exterminar a la mayoría del pueblo judío en casi toda Europa. Hoy en día más del 20% de los ciudadanos de Israel son palestinos y yo, siendo judío, y junto a grupos de judíos y palestinos recorrimos los territorios palestinos inclusive entrevistándonos con gente de Hamas sin que yo sintiera que mi vida corría peligro. El conflicto israelí palestino es serio, real, triste, pero no un genocidio.

Habiendo dicho esto prefiero dejar el aspecto curioso y minoritario de la acción de la alcaldesa de Ciempozuelos de considerar que Israel está cometiendo un “genocidio palestino” y resaltar que el Congreso de los Diputados de España rindió homenaje representando a la mayoría de los españoles a los judíos víctimas del nazismo. Al acto asistió, entre otras personas, el ex ministro de Asuntos Exteriores de Israel y ex embajador de Israel en España, Shlomo Ben Ami a quien considero una de las personas que más entiende de los problemas de Medio Oriente y la urgencia de solucionar el problema entre israelies y palestinos.

Comparto con vosotros su discurso, que alienta a mantener vivo el recuerdo del holocausto sin dejar olvidar al mismo tiempo la capacidad ética y moral de los hombres. Buscando al justo entre las naciones, Shlomo Ben Ami llama a reconocer el bien que sobrevivió al mal y a construir una nueva relación entre las naciones y los pueblos, libre tanto de la xenofobia como del victimismo. En definitiva, la decisión de comportarse civilizadamente, de manera humana, en la creación de un mundo mejor.

Termino recordando que España fue el país que más judíos tenía hasta que nos expulsaran en 1492. Sefarad en hebreo significa España y la mitad de los judíos del mundo se llaman “sefaradíes” es decir judíos españoles. En ese entonces había unos 600 mil judíos en España cuando todo el país tenía unos pocos millones de habitantes y como la mayoría de ellos se convirtieron y mezclaron hoy el pueblo español tiene importantes raices judías que la inquisición en su caza de “cripto judíos” no logró exterminar. También tiene España mucho de Arabe y muchos musulmanes también se convirtieron para evitar la expulsión. Creo que hoy en día podemos celebrar que en España el que quiere ser musulmán lo es, el que quiere ser judío lo es, el que quiere ser ateo, lo es y que todos podemos vivir en libertad y luchar juntos contra cualquier grupo cultural o étnico que quiera obtener supremacía sobre los demás donde quiera que esté.

Termino reportando una serie de tristes noticias. Por un lado esta noticia en la que un terrorista palestino hombre bomba mató a 3 israelíes en una panadería esta mañana. Un horror, vas a comprar el pan y te matan. Y luego está el tema de la semi guerra civil que hay en Palestina entre Fatah y Hamas. En este momento están muriendo más musulmanes matados por musulmanes en Palestina y más musulmanes matados por musulmanes en Irak. Igual reitero mi oposición a la ocupación de Cisjordania por parte de Israel y de Irak por parte de Estados Unidos.

Actualización: Pilar Rahola ha escrito un muy artículo titulado sobre la decisión del Ayuntamiento de Ciempozuelos titulado “Ciempozuelos como metáfora de la imbecilidad“.

Publicado el 28 enero, 2007