Proyectos

Educ.ar

Artículos por Temas

Fundación Varsavsky
Avenida Bruselas 7, Planta 3
28100 Alcobendas
Madrid, Spain


El blog político de un emprendedor social


La Encrucijada del Donante

Ya he comentado que la imagen de Estados Unidos en el mundo, que era bastante buena cuando Clinton era presidente, se hundió luego de que Bush ordenara la invasión de Irak. También comenté que me parece que Estados Unidos tiene cosas buenas y malas, pero que si tengo que ponerme a favor o en contra de Estados Unidos en su totalidad, incluyendo la gente, las universidades, las fundaciones, las empresas, los emprendedores y su odiado gobierno, sigo a favor de esta potencia.

Pero grande fue mi sorpresa cuando fui invitado a escribir en el blog político más importante de Estados Unidos, el Huffington Post, y luego de contribuir con dos artículos muy críticos de este país, escribi ayer uno bastante favorable al espíritu filantrópico norteamericano y los mismos lectores norteamericanos me destrozaron con sus críticas.

Mi artículo habla del “instinto filantropico” de los norteamericanos en general y de los emprendedores en particular, de su deseo de mejorar el planeta que hace que los más ricos se desprendan de cantidades enormes (cosa que es común afuera de USA). Pero al leer los comentarios, veo que desconfiar del éxito no es solo una cosa española, argentina o europea, sino digamos…planetaria. Mi postura, por supuesto, es la contraria.

Crecí en un hogar de clase media donde viviamos con lo que sería algo como 1500 euros por mes ahora, fui mensajero en bicicleta durante la universidad, viví pobreza y riqueza y mi opinión es que llegado a cierto punto, luego de cubrir cómodamente las necesidades, mejor donar el dinero. A mis hijos les quiero dejar lo suficiente para que hagan algo, pero no suficiente para que no hagan nada. Y mejor no solo donar, sino construir donando. Además, ya he realizado donaciones importantes como en el caso de Educ.ar.

Cuando construyo una empresa muchas veces fantaseo con lo que podré hacer donando la plata que voy a ganar. ¿Educ.ar en otro país? ¿Donar para investigación científica en temas que me interesan como el estudio de la memoria? Claro, entiendo que un lector esté leyendo esto y piensa “¡Já! este cabrón está pensando en como va a donar su plata y yo que no tengo ni para pagar la factura del teléfono”. Pero lo que no entiendo es que pasen de ahí a pensar lo que mucha gente piensa de los emprendedores que donamos, y es que “por algún lado esto será un negocio”. El resultado es que la mayoría de la gente rica afuera de Estados Unidos directamente se esconde y pocos donan porque se preguntan, “para qué voy a donar si la gente va simplemente desconfiar de mis motivaciones. O me odiará más por ser exitoso”.

Pero bueno, supongo que esta será la paradoja del donante, que la mayoría de la gente pensará que lo hizo para ganar más de una manera secreta, o para sentirse importante, o para hacerse famoso, y pocos creerán que la vocación del emprendedor es muy parecida a la del emprendedor social/filántropo y es la de construir algo mejor ya sea con o sin fines de lucro.

Publicado el 31 enero, 2007